DESCONFIANZA EN LA VIDA. PARTE 1. EGO VS. ESENCIA

La desconfianza en la vida viene del ego. La confianza en la vida viene de la esencia. Así de sencillo.

Cuando vives desde el ego (la identificación con lo físico) hay desconfianza en la vida por el tipo de naturaleza del ego. Cuando vives desde la esencia (desidentificado del ego) hay confianza en la vida por el tipo de naturaleza de la esencia.

Para comenzar, hay que saber las diferentes cualidades procedentes del ego y de la esencia. De esta forma se podrá entender cómo operamos cada uno de nosotros al identificarnos con una u otra forma.
Cuando hablo de ego, no me refiero a la actitud egocéntrica, sino al conjunto de cuerpo físico, mental y emocional que tenemos.

Pepito Guachipei: Un momento!! Ya pillo la idea, la he leído en varios libros, he visto charlas, conferencias, encuentros donde explican eso.

Yo: Sí, yo también he leído sobre ello y he escuchado cosas. Y no estoy repitiendo como un loro cosas que he memorizado que me podían parecer ideas chulas e interesantes.

Pepito Guachipei: Entonces, ¿cómo sabes todo ésto? ¿lo has vivido?

Yo: Lo cierto es que si, lo he vivido y lo estoy viviendo. Es una experiencia propia.

Pepito Guachipei: ¿Sabes en primera persona diferenciar en ti el ego de la esencia? ¿Cómo lo haces?

Yo: Sé diferenciar en mi cuando funciona el ego y cuándo funciona la esencia, o más bien cuando toma las riendas de la vida uno u otro, porque la esencia funciona siempre incluso cuando aparentemente no lleva las riendas. ¿Cómo lo hago? Observando mucho, con apertura para mirar cosas de uno mismo que no gustan nada y hacerte responsable de lo que ves. Y fijándote en quién mira eso, los ojos del ego o de la esencia.

Pepito Guachipei: Ah vale, y ¿por qué cuando habláis de estas cosas todos coincidís en lo mismo como si lo sacarais del mismo manual.

Yo: Cada uno tiene su forma de expresión al tener cualidades únicas como persona pero la esencia es un mismo lenguaje para todos. Se puede decir lo mismo, dicho de diferentes formas.
Por ejemplo, un grupo de personas hace un viaje a París, idéntica ruta para todos. Lo que han visto en el viaje es lo mismo para todos. Pero cada uno explicará con sus palabras y a su manera ese viaje.

Pepito Guachipei: Ya entiendo, entonces lo que puedes aportarme tú sobre este tema puesto que ya he leído a otros, ¿es tu forma personal de expresarlo?

Yo: Si, es la misma historia contada desde mi experiencia, a través de mis ojos. Es lo mismo o parecido pero a mi manera.

Pepito Guachipei: Vale, pues me quedo aquí, a ver si me llama la atención tu forma de expresarlo.

Yo: Gracias Pepito. Continuamos con el post.

Hablábamos del ego. Mi ego sería el personaje de Ana. Físicamente sexo femenino, con unas creencias arraigadas por la suma de información, hábitos, costumbres, cultura y enseñanza que he ido absorviendo desde pequeña, más las emociones acumuladas a través de multitud de experiencias vividas. Lo que se conoce como una identidad, lo que crees que eres.

Esencia es el nombre que uso para nombrar a todo aquello menos conocido y más invisible e incluso eclipsado que está ahí más allá de lo físico y de la identidad. Se conoce también como conciencia, alma, ser superior o como cada uno lo quiera llamar. Me gusta la metáfora que usa Emilio Carrillo: llama al ego el vehículo y a la esencia el conductor.
Al analizar las cualidades de ambos, puedes encontrar diferente tipo de naturaleza, por tanto diferente percepción de la vida.

 

Cualidades del ego:

  • La naturaleza del ego es dual debida al juicio: bueno/malo, positivo/negativo. El juicio hace que la realidad sea divida en dos según el sistema de creencias instaurado en cada uno a través de lo que considera bueno o malo. Para uno según sus creencias, una misma cosa, puede ser buena o mala, según los ojos que miren.
  • Debido a la dualidad, se rechaza una parte de la vida. La naturaleza egocéntrica no abarca todo, siempre excluye algo que no encaja en su sistema de creencias.
  • El ego es limitado, el cuerpo físico-mental y emocional, llega un momento en el que tiene fecha de caducidad (muerte física). El ego vive en el pasado y en el futuro, nunca en el presente.
  • El control es el alimento del ego. Es estratega, organizador y controlador. Quiere llevar las riendas de la vida porque no confía en la vida, en lo que aparece de forma espontánea. Necesita mandar y controlar para existir. Si no se ocupa de llevar las riendas, surge el misterio de la vida y eso lo detesta.
  • El ego se nutre a través del miedo y la desconfianza. Son sus herramientas para seguir controlando y dirigiendo la vida. El miedo es una de las mayores estrategias de control.
  • El ego repite de forma automática creencias, hábitos, emociones y pensamientos que están instaurados en el cuerpo/mente cuando algo parecido ocurre. Por ejemplo: cuando un niño empieza a tomar contacto con el lenguaje y con su cuerpo físico a los pocos años de vida, reproduce y repite lo que ve. Si ese niño ve a su alrededor que un ser cercano, puede ser padre o madre, sufre y no acepta una muerte, es probable que quede alojado en el cuerpo físico/mental y emocional del niño, que la muerte es algo que provoca dolor, sufrimiento y es inaceptable. Si ese niño de adolescente, vive otra muerte, es posible que se repita ese dolor, sufrimiento y le parezca algo inaceptable. El ego reproduce lo que queda almacenado en uno desde pequeño. Si ese niño crece en un entorno en el que la muerte es tratada con dolor pero hay un duelo de aceptación, crecerá con otro sistema de creencias respecto a la muerte.

 

Por tanto la naturaleza egocéntrica está basada en:

Dualidad- Juicio- Creencias- División- Limitado- Pasado y futuro- Control- Miedo- Desconfianza- Repetición- Sufrimiento

 

Cualidades de la esencia:

  • La naturaleza esencial no divide. No tiene juicio. Abarca y abraza todo. No selecciona entre bueno/malo, positivo/negativo. Los ojos de la esencia incluyen todo aunque para el ego esté considerado como algo malo o negativo. Para la esencia es experiencia de vida simplemente. Todo es una expresión de la vida en cada una de sus formas.
  • Desde los ojos de la esencia, no hay nada en la vida que esté mal, por tanto, tiene la capacidad de recibir todo según venga. No rechaza una parte de la vida y acepta otra. Todo es abrazado. Cuando se habla de amor como energía universal, de esto se trata, de forma incondicional abarcar todo sin exclusión por juicio mental.
  • La esencia es ilimitada. Es una energía vibrante y sin forma. Y la energía ni se crea ni se destruye, se transforma. No tiene fecha de caducidad. Y su único instante es ahora. No pertenece al tiempo. Se mueve de instante en instante.
  • En la naturaleza esencial, no existe el control. Posee una sabiduría ancestral y confía plenamente en la vida. Al aceptar la totalidad de la vida, no ha de estar alerta esperando estar a la defensiva controlando lo que va a venir. No necesita control porque confía y acepta todo lo que la vida desenvuelve. Tiene la certeza de la esencia y la vida es uno. Y todo lo que aparece, la esencia misma lo crea en cada momento y diseña su propia vida. Es como el actor que confía en su personaje porque ha elegido ese guión. Y a la vez ese guión lo puede modificar o improvisar si lo desea.
  • El miedo no existe en la realidad esencial. No hay nada que temer. Todo es perfecto como es y hay absoluta confianza en la vida. Se es libre al tener la certeza de que somos creadores de nuestra realidad y responsables de nuestra vida. El alimento de la esencia es permanecer en presente, aceptar y rendirnos al momento. Lo que es, es así. Dejar de luchar contra esa realidad. La esencia no trata de cambiar nada, sino de vivir amorosamente lo que se presente.
  • La esencia al desplegarse de instante en instante, no reproduce viejos patrones o creencias. Los niños antes de identificarse con el ego, viven en un momento a momento, con esa frescura de amor en acción. Hasta cierta edad, no se identifican con creencias, y viven de forma espontánea sintiendo la vida. Cualquier cosa es una aventura y disfrutan con todos sus sentidos cualquier pequeña anécdota, saborean la vida al ser uno con ella. La atemporalidad hace renovarse en cada instante.

 

Por tanto la naturaleza esencial está basada en:

Unicidad- Aceptación- Inclusión- Amor incondicional- Ilimitado- Presente- Confianza- Libertad- Rendición- Instante en instante- Plenitud

 

Como puedes observar, las cualidades entre una naturaleza y otra son muy diferentes y no complementarias. O está funcionando en uno una naturaleza o la otra. Las dos a la vez no pueden funcionar. O hay confianza o hay desconfianza. Cuando confías en algo no desconfías, y cuando desconfías no confías. Quizás si hay confianza, un minuto después puede salir la desconfianza, pero en el mismo instante, o funciona una o la otra, no las dos a la vez.

¿Y cómo sé qué naturaleza funciona en mí y cuándo?
Para no extenderme más aquí, esto lo vas a encontrar en el siguiente post. Podrás leer la segunda parte de esta trilogía “Desconfianza en la vida”. Parte 2. Ego en acción vs. Esencia en acción”. Hablaré de las dos formas de actuar de cada una de estas naturalezas, de forma práctica cómo funciona una u otra y los resultados que se obtienen de una y de otra.

¿Qué te parecen estas dos naturalezas? ¿Reconoces en ti ambas naturalezas?

Muchas gracias por la lectura 🙂

Publicado en Reflexiones y Creatividad y etiquetado , , .

2 Comentarios

  1. Me encanta este post! Me va a ser muy útil para cuando mi alrededor no entiende mi idioma cuando hablo de ego. Fácil de entender, lectura amena y nutritiva.Con infinitas ganas de la parte 2 !!
    Gracias Ana.

    • Hola!! muchas gracias por la lectura, me alegra que te pueda servir para explicar lo que es el ego y su funcionamiento. En breve publicaré la parte 2. Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *