5 COSAS QUE HE PERCIBIDO EN EL PROCESO PRE-BLOG

Como explicaba en el post anterior “La aventura de crear el blog”, detrás de cada proceso creativo surge un potente flujo de energía que no sé cómo nombrarlo.

Quizás una forma de encasillarlo sería corriente de algo invisible y abstracto que va cogiendo forma en algo visible y palpable.

Voy a hablar de todo eso más invisible que ha aparecido en la evolución de este blog.
Estás tan metido en dar forma a algo, en metas, conseguir que esa idea se convierta en algo palpable que si no estás presente durante el camino, te pierdes todos los regalos.

 

1- La magia del presente

He leído mil frases y algunos libros sobre el poder del presente. He comprobado por mí misma la diferencia entre pensar que estoy en el presente a ser presencia ahora.
Pensar que estás en el presente, no es estar en el presente, es pensar, cuando hay pensamiento, no hay presente. El presente no es un pensamiento, es un estado.
Y ese estado es esencial, venimos con él y salimos de él por los pensamientos que te llevan al pasado o futuro. La mente no está en modo presente.

En ese momento en que paras y el presente está ahí, comienzas a ver con más profundidad. Porque los pensamientos te distraen, te ponen metas, críticas, quejas… Es como ver con un filtro diferente la realidad. Y te das cuenta que están sucediendo un montón de cosas sutiles que con la mente se te escapan, porque la mente no sirve para ver eso, en cambio el corazón sí. Y empiezas a sentir mucho mucho agradecimiento. El presente es magia porque mira desde los ojos del corazón.
¿Qué cosas ves desde las gafas del presente? Las siguientes.

 

2- Todo lo que siempre has buscado ya está ahí

Te crees que tienes que ser mejor en una cosa para poder ponerla en práctica, que no es suficiente con lo que ya sabes. Te vuelves exigente y te retiras de la acción por auto-crítica. Es la obsesión por conseguir más y más. Nunca tener suficiente con lo que ya se es.
Hasta que te das cuenta qué esclavizado estás siendo contigo e incluso qué agresivo, qué pelea con uno mismo. Cuando ves eso en el presente, decides hacer sin importar qué.

Quizás hay mil cosas que desconoces, está claro que no lo sabemos todo pero que esa creencia no te paralice a la hora de comenzar algo.
Lo importante es ser consciente de que algo dentro está pidiendo salir, expresar y compartir. Escuchar esa llamada interna y dar el paso.
Si en el futuro te parece que lo que hiciste era una porquería, sin esa porquería no habrías llegado donde has llegado. No importa, no buscar más, sino empezar ahora.
Los niños son mucho más espontáneos, a los adultos nos paralizan las creencias y perdemos naturalidad por ello.

 

3- Cuando das el primer paso y se abren diferentes senderos

Al dar el primer paso entras en un camino lleno de misterios, con miedo, pero a la vez con entusiasmo y espíritu aventurero. Has decidido saltar a eso nuevo y te dejas llevar. Y ese acto de confianza, es recompensado y además, sin buscarlo empiezan a llegarte soluciones por diferentes lugares que ni en tu mayor visualización, podías imaginar.
Llegan soluciones tanto de forma activa como pasiva:

⇒ Forma activa: Lo típico, necesitas ayuda y la pides directamente.

⇒ Forma pasiva: Estás haciendo algo y por algún lado, lo que necesitas aparece, como un anuncio en facebook justo en ese momento en que necesitas eso o alguien que te proporciona algo que ni siquiera has pedido y te llega así, sin más, sin esfuerzo o acción.

¿Por qué llegan respuestas sin buscarlas?
Porque estás haciendo algo sin que la mente controle el proceso. Estás confiando y caminando. Y ahí la vida te sorprende.

Las mejores cosas que me han sucedido en toda la vida, han sido sin planificación y sin control. Tomé una decisión que daba miedo, di un paso y a la aventura. Después vinieron muchos regalos.
No soy religiosa ni creyente (respeto a quien lo sea), pero por esas experiencias pasadas vi lo que eran los milagros. No me refiero a cosas paranormales, sino todo aquello que por mucho que planifiques, jamás saldría así de redondo. Cosas que no tienen lógica lo mires por donde lo mires y ahí están sucediendo. Y te quedas todo loco.

 

4- La conexión

Cuando un grupo de personas se ayudan de forma espontánea, se crea un ambiente constructivo al igual que sucede a la inversa, cuando la unión de un conjunto actúa desde la destructividad, se genera un ambiente tóxico. Por tanto, a nivel grupal tenemos la capacidad de obrar de forma constructiva o destructiva.

La unión de forma constructiva viene desde la esencia individual, creando un conjunto de retroalimentación con un impacto muy positivo en cada uno.

El entusiasmo, las ideas, la creatividad, la ilusión, la luz, se acaba contagiando y dan ganas de sacar eso que cada uno tenemos dentro para compartir con todos.
He percibido que esto es como una red invisible, un circuito en el que estamos conectados y decidimos encender o apagar. De igual forma que el miedo y la desconfianza se propaga, lo mismo sucede con nuestro circuito de luz.
Lo lógico y fácil es contagiar a lo más próximo y palpable, cuando la conexión existe con gente que ni siquiera conoces en persona, lo razonable se escapa de la argumentación.

 

5- Lo visible y lo invisible

Lo visible y lo invisible son como un escritor y un actor en una obra de teatro. Uno de ellos es lo más palpable mientras que lo otro es lo más sutil. Y sin esa fusión no existiría esa obra, ambos son necesarios y complementarios.

En un proceso creativo y en la vida misma, se da mucha prioridad a lo visible y nos dejamos encandilar más por ello, porque es más vistoso. Es el resultado, lo que se puede mirar porque ya tiene una forma mientras que lo invisible pasa más desapercibido si no miras con detalle porque precisamente es menos perceptible.

Detrás de un logo hay aspectos invisibles, detrás de un contenido hay aspectos invisibles, detrás de un nuevo conocimiento adquirido hay aspectos invisibles…
Lo invisible se se puede apreciar abriendo la mirada, con esas gafas del presente. Porque en el presente ya están sucediendo un montón de cosas llenas de sabiduría.

Para que algo crezca es tan importante lo visible (acción, elección, decisión, movimiento) como lo invisible (quietud, observación, intuición, silencio) ya que su unión es la manifestación externa de la esencia de cada uno.

Visible e invisible son herramientas que unidas transforman nuestra luz en objetos, obras, comidas, servicios y cualquier tipo de expresión creativa.
Así que crear este blog ha sido toda una aventura en la que no sólo he aprendido nuevas cosas técnicas, de marketing, comunicación, escritura, diseño gráfico sino que ha habido un potente proceso personal tras ello.
Sólo llegando hasta aquí , casi sin haber empezado, ya me siento enormemente agradecida por todo este proceso. Porque con ello he recordado el entusiasmo, la confianza, magia, la unión y lo único que importa: sacar tu luz, por ti y para ti.

Esto me hace cuestionarme que si todo sale de forma tan mágica, lo que no controlamos viene de forma inesperada, nos da soluciones, y la vida se encarga de cosas que nosotros (nuestra mente) no abarcamos, ¿por qué en muchas ocasiones hay desconfianza en la vida?

Para que aquí no se alargue más, en el siguiente post, daré mi visión sobre esta pregunta.
Entraré más a fondo en el asunto del control, la desconfianza y la confianza.

Volvemos la próxima semana!!

¿Te pasan también a ti estas cosas? ¿Tienes momentos en los que has de parar y observar lo que es más sutil pero importante?

Si quieres explicar algo puedes dejar tus comentarios abajo.

Gracias 🙂

Publicado en Reflexiones y Creatividad y etiquetado , , , .

3 Comentarios

  1. Pingback: La práctica cotidiana de ser y hacer |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *